jueves, 5 de enero de 2017

Fidel, presente como siempre


Aunque por primera vez Fidel no está físicamente cuando se rememora por todo el país el paso de la Caravana de la Libertad, entre el 2 y el 8 de enero como en 1959 cuando él la encabezó, su legado permanece invicto.
Pioneros, jóvenes, protagonistas de aquella travesía victoriosa de los barbudos y el resto de los segmentos del pueblo vuelven a manifestar alegría por la significación del acontecimiento.

Con partida el día 2 desde Santiago de Cuba y entrada a La Habana, el 8, remarca las esencias de nuestra obra común. Entre aquellos tiempos y hoy, la diferencia del panorama general está en las transformaciones introducidas por la obra revolucionaria para dignificar a los cubanos y contribuir a que vivan mejor. 
Desde Cañada Honda, poblado limítrofe entre en el municipio de Majibacoa y Calixto García, en Holguín, hasta el puente sobre el río Jobabo, en la división con Camagüey, los tuneros dijeron presentes.
En zonas urbanas y rurales del territorio se pudo captar el fervor revolucionario al paso de la entusiasta tropa, como demostración de continuidad de la historia.
El centro de la ciudad de Las Tunas fue la mayor expresión de firmeza y confirmación de que lucharemos para no detener la marcha hacia el futuro luminoso de la Patria.
Cada expresión inyecta fuerza e ideas para enriquecer las sendas del socialismo que hemos decidido construir con el aporte de todos los agradecidos.
La vuelta a nuestros orígenes se proyecta por la senda emprendida y da fe de los caminos imprescindibles para que no mueran el ideal y la obra de Fidel, que es igual a decir, que perdure la Revolución con todos sus beneficios individuales y colectivos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada