martes, 3 de enero de 2017

Abrazo a la reforestación

Con la despedida de diciembre, algunos recordaron el aniversario 30 de la creación del Plan Manatí, concebido en 1986 para incrementar la repoblación forestal como cuestión esencial para transformar la crítica situación de la vegetación. Aunque no estuvo en los festejos de muchos protagonistas ni debidamente divulgado entre las nuevas generaciones, su reflejo está en el fomento de árboles en diversos escenarios de la geografía territorial.

El movimiento nacional, que comenzó en Las Tunas con buena acogida en el norteño municipio, tuvo el despegue con la amplia participación de la población, liderada por los Comités de Defensa de la Revolución.
El patio de  Ricardo Cabreja Pérez, situado en la calle Pascual Sill número 24, cabecera del mencionado territorio, fue el primero en la incorporación a la masiva tarea con la creación de un vivero rústico para plantas maderables y frutales, que se fueron diseminando por la comarca.
El entonces cincuentenario del otrora central Argelia Libre se convirtió en el ejemplo, que poco a poco sumó a cuantiosos seguidores tanto en su terruño como en el resto de los municipios tuneros. La consolidación del proyecto atrajo a múltiples visitas de diferentes lugares del país, que buscaban experiencias para extenderlas.
Róger Enrique Mastrapa Pérez, coordinador provincial de los CDR cuando prendió la idea, recuerda con agrado a numerosas personas destacadas como Ricardo Cabreja, Ramón Ferreiro, Pedro Gómez, Bertha Tejeda, Raúl Batista, Miguel Molina, René Castellanos, Pedro Alfonso, Nancy Casanova, Romilio Tejada y Gladys Rojas, aunque algunos han fallecido. No olvida las intensas jornadas en los barrios ni los entusiastas chequeos de emulación para estimular a los mejores y avanzar en los planes.
Al impulsor Matrapa le complace rememorar que a partir de las crecientes acciones populares se fueron rescatando los deteriorados manglares de las zonas costeras y por doquier comenzaron a aumentar los sembradíos de especies maderables como algarroba, caoba hondureña, roble, majagua, cedro, júcaro, palma real, dagame, caguairán y otras, Mientras, las frutas, muchas en proceso de extinción, se iban incrementando con incidencia en la alimentación, entre ellas, tamarindo, chirimoya, anón, guayaba, guanábana, coco, naranja, toronja, lima, níspero, zapote, marañón, canistel, anoncillo, mango, caimito y aguacate.
Los beneficios se multiplicaban en márgenes de ríos y presas, laterales de carreteras, cercas perimetrales, potreros, patios, fincas y áreas compactas, que en conjunto influyeron en el mejoramiento de la flora y la fauna como elementos esenciales para la protección del medio ambiente.
Con el paso del tiempo, aquel gardeo a presión en emulaciones de organizaciones y organismos derivó en tareas más planificadas y especializadas de la Empresa Forestal con la finalidad de progresar en la supervivencia, el ordenamiento de las áreas boscosas y la aplicación de la ciencia y la técnica, pues en distintos lugares no había correspondencia entre las miles de posturas plantadas y las existencias de árboles. Algunos de los conceptos iníciales del proyecto están presentes en el Programa de la Agricultura Urbana, Suburbana y Familiar.
Los resultados acumulados de las etapas del proceso aparecen como antídoto en la modificación del paisaje foreste de Las Tunas, que tenía el índice más bajo del país; aunque todavía mantiene la zaga con cerca del 20 por ciento.
A pesar del esfuerzo de diferentes factores, persisten los daños de la intensa sequía, la candela,  la tala ilegal y algunos descuidos.
Si todos nos favorecemos con las mejorías que se han ido materializando, entonces tenemos el deber de redoblar la vigilancia para evitar deterioros y seguir las transformaciones. Así corresponderemos al ideal de Fidel de proteger la Naturaleza para contrarrestar los efectos del cambio climático, acelerado por la indiscriminada ambición de las naciones poderosas  para adueñarse de las riquezas a costa de los desposeídos del mundo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada